Ir al contenido principal

Martirio cumplió "30 años" en el POP CAAC de Sevilla

Treinta años no son nada y lo son todo. En este caso, "treinta años cantando siempre lo mismo", como decía Martirio en el concierto que ofreció en el POP CAAC de Sevilla el pasado viernes, es toda una vida dedicada a una particular visión del folcklore tamizado a través de sus sempiternas gafas de sol.


En este viaje a través de ese universo cotidiano y atrevido, Martirio es toda una presencia sobre el escenario. Dos horas se hicieron insuficientes para disfrutar de la buena voz y del buen humor de una mujer que no tenía que hacer mucho para tener al público más que rendido pero, aún así, lo hizo. Ofreció la fusión mágica que permite copla y jazz, flamenco y caribe, sensibilidad y alegría, todo un collage de ambientes y estados de ánimo perfectamente cohesionados por una gran voz. Y es que Martirio canta con poderío y el descaro que le avalan los "30 años" de intensa carrera musical a sus espaldas y que quedan resumidas en éste su último recopilatorio.

Piano, percusión, contrabajo y guitarra fueron los invitados a una fiesta que empezó "mala de acostarse" y terminó "atacá". Qué mejor manera de empezar y acabar una velada, en cuyos entresijos volaron los homenajes que Martirio realizó a grandes nombres y temas de la historia musical hispanoparlante. Por allí se dejaron caer las almas en forma de canción de Chavela Vargas y Compay Segundo, y unas impagables versiones de "Ojos verdes" (Conchita Piquer), "Tú eres mi marío" (Juanita Reina) y "Las palmeras" (Alberto Cortez). A destacar sin duda la versión en inglés de "La bien pagá (Paid so well)" (Miguel de Molina).


Todo este espectáculo amenizado con los interludios de una maestra de ceremonias ejemplar. Martirio no es istriónica. Es una mujer con la cabeza muy bien amueblada, agradecida de la vida y siempre moderna. Más de uno y una desearía poder ser como ella de mayor (incluido un servidor, que ya es mayor), porque es un gustazo poder ir por la vida con la cabeza bien alta, haciendo lo que te gusta y siendo reconocida como una artista "outsider" de gran talento. Música y diversión son las claves para que un artista disfrute con lo que hace y Martirio creo que lo ha conseguido. Se nota que está a gusto y lo transmite a los demás. No habla mucho entre canción y canción, eso está bien porque no hay nada peor que los que se creen poetas y no dicen nada. Pero, cuando habla, dice verdades como puños y con mucha gracia.

Disfruté con la celebración de la treintena musical de Martirio y con esos grandes músicos que le acompañaban en el escenario del POP CAAC de Sevilla, donde el sonido fue magnífico y pudimos comprobar que Raúl Rodríguez también ha heredado la vena artístico-humorística de su madre, introduciendo uno de sus nuevos temas propios en el concierto.

Tan sólo tengo una crítica, y no es del concierto en sí, sino de algunos asistentes. Como siempre, el ambiente de estos conciertos veraniegos está cubierto por familias con sus hijos, gente de mediana edad, más mayores, jóvenes... amantes de la música atemporal en definitiva. Vamos, magnífico. Pero también nos encontramos a esa pandilla de "intrusos" que van a un concierto a hablar a voces, portando sus Iphone 6 de última generación y camisas blancas ibicencas, con barbas hipsters (o a medio camino entre eso y un greñudo desfasado, no se muy bien), aroma de perfume aparentemente caro (luego habría que ver) y los ademanes estúpidos de colegueo más típico de playa que de concierto culto. Porque, si me lo permitís, estos seres no estaban a la altura intelectual de un concierto de tales características. Para hacerse seflies y no hacer ni puto caso al artista... para eso, vete a tu casa o te vas a un pub de copas para hincharte de hacer el tonto.

Aún así, el concierto iluminó con luz propia y eso es lo bueno. Otro tanto más a favor del POP CAAC. Nos vemos en el siguiente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las "Expectativas" de Bunbury presentadas en directo

Cuatro años después de su último trabajo en estudio, Enrique Bunbury vuelve a la carga con el material nuevo que incluirá en "Expectativas" (Warner Music), nuevo álbum que se publicará el 20 de octubre y que irá acompañado de una serie de presentaciones en directo por varias ciudades españolas.



Es devoción lo que sentimos por el artista zaragozano y, por eso, no podemos dejar pasar la oportunidad para celebrar esta nueva vuelta de tuerca de un artista que ha ido rodeando estilos para ir forjando imagen e identidad propia. No se puede negar que cuando escuchas a Bunbury, sabes que es Bunbury... desde el principio.

Hace unos días pudimos ver el short film de presentación dirigido por Jose Girl, inquietante fotógrafa frente a cuyo objetivo desfilan rock, fetichismo y claroscuros como instantes necesitados de continuación. Así este mini documental desbroza en superficie cómo fue el germen de "Expectativas", dejando a la imaginación cubrir los huecos.

El 8 de septiembr…

David Guetta feat. Sia - "Titanium"

Vamos a escoger una manera impactante para comenzar nuestro año en el blog y la va a protagonizar David Guetta, con su impresionante tema "Titanium". ¿Por qué me gusta esta canción? Pues porque, a medida que avanza, va entrelanzando los medios tiempos iniciales con una explosión de sonido que te lleva, en segundos, desde no escuchar nada a la máxima potencia, justo en el estribillo, para luego descender al suelo y volver al tiempo marcado por una guitarra apagada, tal y como empieza. Si a esto se une que este hombre posee una habilidad particular consistente en rodearse de voces femeninas potentes (en esta ocasión se trata de la australiana Sia) da como resultado una pieza que te pone los pelos de punta, en según que momentos claro.


Por si me queréis acompañar, aquí tenéis el link para ver el vídeo y, si no tenéis ganas de verlo ahora, arriba tenéis la canción a secas, que ya es suficiente por si sola.


Debo reconocer que este es uno de esos temas que me hubiera gustado haber c…

Joe Bonamassa de gira por España

En Madrid, Barcelona y Murcia están de enhorabuena pues van a poder ver a Joe Bonamassa en concierto presentando su último disco Dust Bowl, el número 11 ya en su carrera. Aún recuerdo cuando lo presentaban como "el nuevo Stevie Ray Vaughan" hace ya bastantes años, aunque ahora tiene sólo 34. Y es que este guitarrista fue muy precoz: se dice que tocaba a Hendrix y a SRV a la perfección con apenas siete años (yo no me lo creo si no lo veo grabado con mis propios ojos. A la perfección es mucho decir).

Inciso: qué triste favor hacen los periodistas y locutores presentando a los músicos más o menos debutantes como "el nuevo ..."; es que no se quedan cortos, ¡hala! el nuevo SRV, o los nuevos U2, o los nuevos REM. Y claro, normalmente uno los escucha y lo que se lleva es un chasco de cuidado.
Viene con su blues de ida y vuelta (reconoce que sus principales influencias son guitarristas ingleses: Jeff Beck, Eric Clapton, Jimmi Page o Rory Gallagher) y sus curiosas versiones.