Ir al contenido principal

Playlist "Ábrete de Orejas"

Fallece David Bowie. No hay más palabras

Muere David Bowie a los 69 años de edad recién cumplidos y tan sólo unos días después de haber lanzado su último álbum "Blackstar". El mundo de la música está de luto por la desaparición del maestro que llenó de innovación las últimas cinco décadas.



Justo el día en que me disponía a hacer comentarios sobre el magnífico último álbum de David Bowie, "Blackstar", no tengo más remedio que sustituirlo por un obituario que no tenía ganas de escribir. El gran Duque Blanco nos ha abandonado. Se que es algo que en algún momento tenía que suceder, pero nunca estás lo suficientemente preparado para encajar noticias como ésta. Durante mucho tiempo, el artista británico se mantuvo alejado de cualquier foco de atención, enclaustrado y escondido tras su vida familiar y sin noticia alguna de sus andanzas, salvo esporádicas colaboraciones. De repente, sorprendió a todo el mundo con la publicación del excelso "The Next Day" (2013), cuando una parte del planeta se temía lo peor de su destino y la otra parte estaba deseando volver a tener noticias suyas y soñando con la poco probable vuelta a los escenarios. Siguiendo unos cánones poco ortodoxos de publicación (ninguna publicidad previa, streaming completo en iTunes de manera gratuita por un tiempo, cero apariciones en promoción,...), el álbum se convirtió en el evento musical del año en la industria discográfica haciendo sombra con creces a otros lanzamientos más elaborados.

De nuevo, David Bowie ha hecho lo que ha querido y como lo ha querido. Volviendo a coincidir con su cumpleaños, lanzó por sorpresa su nuevo disco, "Blackstar", con la presentación en forma de Lazarus y su vídeo acompañamiento, mostrando a un Bowie mayor, pero musicalmente en forma. La primera audición del álbum es sorprendente, porque siguiendo la estela del anterior nos encontramos mezcla de estilos al más puro sello Bowie. Todo un legado de pop, rock y jazz que culminan una carrera impecable que comenzó en 1967 y que ha estado plagada de obras de arte, más o menos criticadas en algunos casos pero de un incalculable valor musical. Riesgo, innovación, elegancia, modernismo, son algunos de los apelativos que son inapelables a la hora de describir la obra del Duque, porque si algo destaca su personalidad musical es la eterna independencia en sus creaciones. Hasta incluso cuando fue vilipendiado por sus abrazos a convencionalismos norteamericanos con "Let's Dance" (1983), fue indiscutible el gran alcance mediático que obtuvo y el gran éxito alcanzado. Una vez más, la crítica tuvo que arrodillarse ante él cuando rompió esquemas en Tin Machine, proyecto precursor de sonidos grunge (cuando aún  no se sabía qué era eso) y que puso punto en boca a los que daban por finalizada la carrera del artista tras publicar algunos discos de menor calado (según ellos).

Maravillas como Heathen (2002) y Reality (2003) pusieron el punto y a parte en su carrera, con el susto añadido de los problemas cardíacos sufridos en plena gira, lo que hizo quitarle del medio sin saber nada de él... hasta diez años después. Poca gente es capaz de no sucumbir al poder de la fama y las luces de los flashes y permanecer diez años oculto, sobre todo si eres una persona tan buscada y perseguida como lo fue David Bowie, pero lo consiguió. A otro nivel, tan sólo se me viene a la memoria un ejemplo parecido, como lo sucedido con Syd Barrett.

Lamentablemente, ya no se encuentra entre nosotros físicamente, pero aún lo tendremos eternamente en nuestra memoria gracias a las inmortales piezas musicales que nos ha dejado como gran regalo a la humanidad. Algunas de sus composiciones son himnos, otras son clásicos y la inmensa mayoría son canciones que para cada uno de nosotros adquieren una importancia especial porque forman parte de nuestros recuerdos. Si quisiéramos ver más allá de lo que nos corresponde como amantes de la música, a lo mejor podríamos llegar a pensar que el título de su último álbum podría ser premonitorio, e incluso que el del anterior podría ser un cántico a la oportunidad de vivir un día más, viendo el futuro que se le avecinaba... Pero no quiero hacerlo. Prefiero quedarme con lo que David Bowie seguro desearía que todos hiciéramos: recordarle por su música.

Comentarios

  1. Coincido con lo que dices al final del post, a mí tampoco me gusta ponerme melancólico y nostálgico cuando alguien como bowie muere, básicamente porque no es nostalgia por él sino por lo que era nuestra vida cuando oíamos sus canciones hace muchos años.
    (¡ Joder qué bien cantaba!)

    ResponderEliminar
  2. Ni los riffs, ni los ritmos, ni las letras de las canciones serían nada sin su voz. Y si no, haced la prueba. Cualquiera que interprete una canción de Bowie lo que hará será intentar interpretarla, solamente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

David Guetta feat. Sia - "Titanium"

Vamos a escoger una manera impactante para comenzar nuestro año en el blog y la va a protagonizar David Guetta, con su impresionante tema "Titanium". ¿Por qué me gusta esta canción? Pues porque, a medida que avanza, va entrelanzando los medios tiempos iniciales con una explosión de sonido que te lleva, en segundos, desde no escuchar nada a la máxima potencia, justo en el estribillo, para luego descender al suelo y volver al tiempo marcado por una guitarra apagada, tal y como empieza. Si a esto se une que este hombre posee una habilidad particular consistente en rodearse de voces femeninas potentes (en esta ocasión se trata de la australiana Sia) da como resultado una pieza que te pone los pelos de punta, en según que momentos claro.


Por si me queréis acompañar, aquí tenéis el link para ver el vídeo y, si no tenéis ganas de verlo ahora, arriba tenéis la canción a secas, que ya es suficiente por si sola.


Debo reconocer que este es uno de esos temas que me hubiera gustado haber c…

Black Pumas publican álbum debut lleno de soul elegante

Desde Estados Unidos, la ciudad de Austin nos trae el privilegio de conocer a Black Pumas, dúo que publica disco homónimo lleno de apologías soul para el sello ATO Records/PIAS.

Es agradable ver que nos pueden seguir sorprendiendo positivamente en el mundo de la música. Es el caso del nuevo proyecto gestado bajo el sugerente nombre de Black Pumas. Detrás se amparan los nombres de Eric Burton y Adrian Quesada, joven y recién llegado el primero junto con un experimentado guitarrista y productor como es el segundo.
Nos presentan su álbum debut homónimo, publicado bajo el sello ATO Records/PIAS, un conjunto de diez composiciones llenas de groove, funk y soul de sonido ciertamente vintage. Dúo que, a la sazón, podrían recordar de lejos a The Black Keys, pero que poseen identidad propia dada la musicalidad del vocalista Eric que otorga una "negritud" más que digna y a elogiar con un timbre de falsete muy agradable.
El primer sencillo es "Black moon rising", tema con el …

Enrique Bunbury - "Enganchado a ti"

Hay ocasiones en las que sientes algún tipo de adicción y, hasta ahora, no he encontrado mejor canción para expresarlo con tanta claridad de ideas. En su tercer álbum Flamingos, el carismático Enrique Bunbury incluyó esta magnífica Enganchado a ti que puede aplicarse a muchas de esas debilidades.

Cuando la escuchas, puedes pensar que se está refiriendo a casi cualquier cosa. Lo puedes aplicar a cualquier aspecto de tu vida. Puedes estar enganchado a las drogas, al alcohol, al tabaco, al juego... pero, me gusta pensar que la letra se refiere a la adicción por una persona. Con cada uno de los versos, se va creando un mundo en el que todos nos podemos sentir identificados alguna vez y sentimos esa extraña sensación de falta de dominio de la situación, porque estamos totalmente enganchados.
En mi caso, además, tengo que admitir mi adicción a este animal de escenario y la quiero compartir con todos vosotros. Aunque al vídeo le falte algo de luz, desde mi punto de vista, tiene un gran soni…